La empresa de transporte, logística y paquetería industrial TSB ha cerrado 2016 con un aumento en su facturación del 8%, alcanzando los 150 millones de euros. El operador, que este año cumple 50 años, ha experimentado un crecimiento sostenido desde 2010, después de que sufrir un descenso de la actividad de más de un 30% en 2008 por los efectos de la crisis.

En este contexto, el operador tiene previsto invertir 20 millones en la apertura de dos nuevos centros en Valencia y Madrid, con los que pretende reforzar su presencia en el territorio español.

Estas operaciones concuerdan con la estrategia que ha ido desarrollando en los últimos años para fortalecer su presencia en la península con la ampliación o puesta en marcha de nuevos almacenes en ciudades como Sevilla, Zaragoza, Málaga o Tarragona.

Inversión de 25 millones de euros

Entre 2015 y 2018, TSB destinará un total de 25 millones de euros a la ampliación de su red, una inversión que incluye tanto la apertura el pasado año de sus instalaciones en el municipio barcelonés de Castellbisbal, como la próxima construcción de los centros de Valencia y Madrid.

El operador cuenta actualmente con 52 delegaciones en la península ibérica, y ha adquirido unos terrenos de 52.000 m² en el municipio madrileño de San Fernando de Henares, donde ha comenzado a construir una nueva plataforma que se sumará a la de 14.000 m² que ya posee en la localidad madrileña de Camarma de Esteruelas.

Está previsto que esta nueva instalación, en la que la compañía invertirá 15 millones de euros, entre en funcionamiento en 2018. Asimismo, el operador ha comprado un terreno en el municipio valenciano Ribarroja del Turia para fabricar unas nuevas instalaciones de 10.000 m², que estarán operativas en 2019 y supondrán una inversión de cinco millones de euros.

Estas operaciones contribuirán a que TSB cumpla con sus objetivos de crecimiento, que se estiman en un 10% para este año y en un porcentaje similar para 2018.