UECC sigue dando pasos al frente para renovar su flota y cumplir con las exigentes limitaciones de emisiones contaminantes.

En este sentido, a mediados de este mismo mes se ha producido la botadura del segundo de una serie de tres nuevos buques portacoches híbridos, alimentados por GNL y baterías, en un astillero chino.

Se espera que esta unidad actualmente en construcción se entregue a la naviera finalmente junto con el tercer buque del pedido en la primera mitad de 2022, mientras que la primera unidad cuya fabricación se inició a principios de este año se entregará este mismo otoño.

UECC espera que las unidades empiecen a utilizarse para servicios en distintos puertos españoles durante el primer trimestre del año próximo.

Las unidades implican una mayor reducción de las emisiones contaminantes, toda vez que aprovechan lo aprendido con el uso de otros dos portacoches de GNL que la naviera ha operado durante los cuatro últimos años.

En este sentido, la intención era mejorar aún más estas dos embarcaciones de clase E, racionalizando el consumo de combustible mediante el uso de baterías híbridas.

De esta manera, el generador permite que la embarcación recargue sus baterías mientras está en el mar para que pueda hacer funcionar el propulsor de proa dentro y fuera del puerto únicamente con la energía de la batería.

La energía que proporciona la batería a los nuevos buques mejorará su eficiencia operativa y reducirá aún más las emisiones contaminantes, con lo que uso de una solución híbrida de batería permitirá a la UECC superar los objetivos de la OMI.

La naviera estima que ls emisiones de dióxido de carbono se reducirán en alrededor de un 25%, SOx y material particulado en un 90% y NOx en un 85% por el uso de GNL, mientras que las nuevas construcciones también cumplirán con las limitaciones de emisiones de NOx Tier 3 de la OMI para el Mar del Norte y el Mar Báltico.

Con estas tres nuevas construcciones, la naviera suma cinco buques con energías alternativas en una flota compuesta por 17 embarcaciones.