El director general de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Francesc Sánchez, centra los factores claves de la competitividad portuaria en la posición geográfica, el desarrollo del hinterland, la adecuación de los espacios portuarios o la puesta en marcha de servicios avanzados que den respuesta a las necesidades de la comunidad portuaria y logística.

Así lo ha señalado en una jornada con los alumnos del Executive Master of Business Adminisitration (EMBA) de la Escuela de Empresas, Negocios y Managament EDEM, donde ha realizado un recorrido por el contexto actual del tráfico marítimo y el papel de los puertos en la actividad económica, para acabar por una visita por las instalaciones.

Sánchez ha detallado que el crecimiento del comercio internacional está produciendo un proceso de concentración de las grandes navieras, el aumento en el tamaño de los barcos, la reconfiguración de las redes marítimas, la apuesta por medios de transporte más sostenibles y el uso de combustibles alternativos a los derivados del petróleo.

También ha incidido en la mejora de las infraestructuras logísticas para hacerlas más operativas y respetuosas con el medio ambiente.

El director general de Valenciaport entiende que la posición geográfica del puerto, con desvíos mínimos respecto a las grandes rutas de navegación, las conexiones con su hinterland próximo y remoto o la complementariedad de servicios con la integración de las instalaciones portuarias con estaciones de intercambio de mercancías o zonas de actividades logísticas son un valor de competitividad.

En esta línea, la APV también está facilitando suelo portuario con infraestructuras adecuadas a las tendencias del transporte marítimo y desarrollando iniciativas para absorber el crecimiento a largo plazo del comercio internacional.

Otra de las áreas de trabajo es la puesta en marcha de servicios avanzados a la comunidad portuaria y logística (transformación digital, calidad, integración de la información, flexibilidad laboral,…) para facilitar la operatividad de las empresas import/export.

Unas actuaciones que están integradas en el principal reto para el comercio internacional: la sostenibilidad. Por ello, todos estos proyectos están bajo el paraguas del objetivo Valenciaport 2030, cero emisiones, que situarán a los recintos gestionados por la APV como referentes en compatibilizar crecimiento con la lucha contra el cambio climático.

Alumnos del Executive Master of Business Adminisitration (EMBA) visitan las instalaciones del puerto de Valencia.

Estrategia de hinterland.

Francesc Sánchez también ha incidido en la necesidad de aumentar el tamaño y la operatividad de los recintos portuarios para atender las demandas de un mercando global cada vez más competitivo.

Desde Valenciaport se está apostando por el desarrollo de su área de influencia con políticas comerciales orientadas a incrementar el volumen de carga en el hinterland más próximo y la extensión a zonas más lejanas mediante infraestructuras de comunicación intermodales.

Para ello, la APV está trabajando en la accesibilidad, el desarrollo logístico, la intermodalidad, la creación de puertos secos, la ejecución de estrategias de marketing, la promoción de Valenciaport, la transparencia en la información y la puesta en marcha de mecanismos que den respuesta a las necesidades y requerimientos de las empresas que operan en sus instalaciones.

En este sentido, la APV está avanzando con proyectos concretos como la nueva terminal norte de contenedores que aúna sostenibilidad y digitalización o el desarrollo del ferrocarril en las instalaciones portuarias y en la conexión con su entorno.

En esta intermodalidad ferrocarril-transporte marítimo, se está apoyando la mejora de la línea Valencia-Teruel-Zaragoza o actuando para potenciar el Corredor Madrid Centro (Valencia-Madrid-Lisboa/Sines), el Corredor Mediterráneo o el Corredor Cantábrico Mediterráneo (Valencia-Sagunto-Teruel-Zaragoza-Bilbao/Santander).