Tras adquirir la plataforma logística central de Mango en la localidad barcelonesa de Lliçà d’Amunt a finales de 2016, el grupo belga VGP ha vendido estas instalaciones.

La operación está valorada en un monto total de 150 millones de euros, cantidad que VGP desembolsó en su momento por la plataforma ahora enajenada, así como los terrenos colindantes con una superficie total de 181.138 m² que ahora conserva, y supone en el desembarco en el sector inmologístico español de la británica Tritax.

La transacción supondrá una plusvalía para VGP que la compañía empleará en desarrollar nuevos proyectos. De igual modo, esta venta también implicará una mejora del perfil de riesgo de la compañía belga.

Mango tiene alquiladas las isntalaciones de su centro de distribución con un contrato de arrendamiento a largo plazo de 30 años de duración, a contar desde 2016.

La plataforma logística de Mango, que entró en funcionamiento en 2017, cuenta con una superficie de 180.000 m² e incorpora un alto grado de automatización que le permite a la empresa textil gestionar 75.000 artículos por hora y optimizar todos sus procesos logísticos.

Desde estas instalaciones del municipio barcelonés de Lliçà d’Amunt, que cuentan con posibilidad de expansión en otros 50.000 m², la marca suministra productos a toda su red mundial.