La división de vehículos comerciales de Volkswagen ya ha comenzado su camino hacia la electrificación y ha empezado a buscar alternativas en esta dirección para sus modelos más emblemáticos, en un proceso que prevé culminar dentro de dos años.

La nueva e-Crafter se ha convertido en el primer comercial 100% eléctrico de la marca y garantizará una conducción sin emisiones, con 170 kilómetros de autonomía, sin sacrificar ninguna de las características de las versiones con propulsión convencional.

Diseñado como un vehículo de reparto, cuenta con un compartimento de carga de 3.201 mm x 1.832 mm x 1.861 mm, con 10,7 m³ de espacio y una capacidad de carga útil de hasta 1.709 kg. Su motor eléctrico ofrece una potencia de salida máxima de 136 CV con un par máximo de 290 Nm, lo que garantiza un buen rendimiento incluso con el vehículo cargado, además de una conducción eficiente.

Para la alimentación del motor, dispone de un paquete de baterías de iones de litio y un sistema de recarga rápida CCS capaz de cargarlas al 80% en tan solo 45 minutos. Visualmente, se diferencia de las versiones TDI por detalles como las bandas laterales de protección o sus luces de circulación diurna en forma de C.

Además, la cabina tiene un medidor de potencia en lugar del contador de revoluciones. Su funcionamiento es también más suave y silencioso, y las necesidades de mantenimiento mucho menores.

Por otra parte, la e-Crafter está exenta del pago de peajes y aparcamiento en ciertas áreas, y tiene permitida la libre circulación en episodios de contaminación o en entornos con restricciones al tráfico. Asimismo, los usuarios podrían beneficiarse de una ayuda de hasta 6.000 euros gracias al Plan Moves.