Walmart ha dado un paso más en su desarrollo tecnológico, con la incorporación de drones para la gestión del inventario de sus almacenes en Estados Unidos, un proceso para el que han sido necesarios entre seis y nueve meses.

En octubre de 2015, el operador solicitó permiso a las autoridades estadounidenses para realizar pruebas con vehículos aéreos no tripulados para entregas domésticas, determinadas recogidas y la gestión del inventario en los almacenes, con el objetivo de utilizarlos para atender pedidos realizados por Internet.

Las autoridades federales están trabajando en este momento en la regulación de las operaciones comerciales en las que estén involucrados los drones, ya que se considera que es la próxima frontera para las compañías como Walmart o Amazon.

En este caso, la empresa todavía está en las primeras fases de pruebas, estudiando cómo pueden sacar el máximo partido de la utilización de esta tecnología en los diferentes tipos de funciones relacionadas con este negocio.

Los vehículos aéreos no tripulados con los que trabajan en este momento son capaces de capturar hasta 30 fotogramas por segundo de los productos que se encuentran en los pasillos del almacén y avisar al operario cuando un modelo se ha agotado o está colocado en el lugar incorrecto.

De este modo, pueden reducir la carga de trabajo que supone comprobar el stock a un solo día, cuando el proceso puede llevar un mes si se realiza manualmente.