gas natural

Desde Ganvam exigen un plan que respalde la entrada en el mercado de los modelos de cero emisiones y facilite el achatarramiento de los vehículos más antiguos

El  Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital concedió en 2017 ayudas por valor de 35 millones de euros en el marco de su Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa, Movalt, de los que 20 iban destinados a la adquisición de vehículos de combustibles alternativos.

20 millones que se han agotado en 24 horas, como ya sucedió en 2016 con los fondos del Plan Movea. Prácticamente, la mitad de las ayudas han sido para vehículos de gas natural, que han contribuido en un 79% a la sustitución de los combustibles convencionales por alternativos. Esto refleja que existe una bolsa de demanda retenida y que muchos compradores están esperando ese estímulo para decidirse a realizar la compra.

Así lo han señalado desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, que ha reclamado la ampliación de estos incentivos para impulsar de forma continuada la transición hacia una movilidad baja en carbono y evitar la ralentización en la matriculación de estas unidades.

Esta sería la única manera de lograr que los vehículos propulsados por Gas Licuado de Petróleo, Gas Natural Licuado o Comprimido, motor bifuel gasolina-gas, pila de combustible o motores eléctricos tuvieran una mayor penetración en el mercado.

Existe una bolsa de demanda retenida, por lo que muchos compradores están esperando los estímulos de las ayudas para decidirse a realizar la compra.

También proponen que estas ayudas se conviertan en estructurales, como en otros países europeos. Del mismo modo, en la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Ganvam, consideran que una verdadera movilidad sostenible requiere de una “estrategia con continuidad en el tiempo”.

Por ello, exigen un plan que respalde la entrada en el mercado de los modelos de cero emisiones y facilite el achatarramiento de los vehículos más antiguos y contaminantes, que en 2021 supondrán el 63% del parque español.

Gestionado por el IDAE, Movalt se ha diseñado para aumentar el parque de vehículos de energías alternativas y contribuir a la reducción de las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes, disminuyendo así la dependencia energética del petróleo.

Los beneficiarios, que han recibido ayudas entre 500 y 18.000 euros, han sido autónomos y otras personas mayores de edad residentes en España, así como empresas privadas y personas jurídicas. También han podido solicitarlas las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y entidades dependientes de ambos, pero no estaban autorizados los puntos de venta y concesionarios.

Un presupuesto “poco ambicioso” según Faconauto , teniendo en cuenta que esta clase de vehículos suponen una oportunidad para el desarrollo de nuevas actividades económicas y que pueden contribuir a la renovación del parque automovilístico.

cuadro-final-noticias-para-enlace-al-especial