La primera autopista eléctrica del mundo ya ha sido inaugurada en Suecia. El proyecto, que ha allanado el camino para un transporte que no dependa de combustibles fósiles, ha sido desarrollado por Siemens.

Para las pruebas, se están utilizando camiones híbridos de Scania, que circulan por este tramo de dos kilómetros de la autopista E16 en condiciones de tráfico reales. Todos utilizan biofuel como combustible y cumplen los estándares Euro 6.

Esta iniciativa es el resultado de muchos años de esfuerzos por parte de la administración sueca y el sector privado para que los camiones puedan circular como vehículos eléctricos en una carretera electrificada y como vehículos híbridos en el resto de ocasiones.

El núcleo del sistema es un pantógrafo inteligente combinado con un sistema de propulsión híbrido. Un sistema de sensores permite al pantógrafo conectarse al sistema de catenaria y desconectarse automáticamente a velocidades de 90 kilómetros por hora.

Cuando el camión sale fuera del carril electrificado, el pantógrafo se desconecta y el vehículo pasa a depender de la energía de su motor eléctrico. Lo mismo sucede cuando quiere adelantar a otro vehículo.

La inversión en la autopista eléctrica E16, situada en la Gävle, es resultado de un programa público de soluciones innovadoras iniciado por las autoridades suecas, que consiste en una inversión de más de ocho millones de euros, cinco de ellos cofinanciados por la comunidad empresarial y la autoridad regional de la provincia de Gävleborg.

El proyecto permitirá a Scania seguir avanzando para lograr una flota de vehículos eficientes que no utilicen combustibles fósiles de cara a 2030. En el caso de Suecia, puede fortalecer la competitividad del país favoreciendo el desarrollo de un área de transporte sostenible.