Los antecedentes del nuevo modelo de gestión de las terminales intermodales de mercancías desarrollado por Adif hay que buscarlos en la Ley del Sector Ferroviario de 2003 y 2015, que definió el terreno de juego, el reglamento de la UE de acceso a las instalaciones y servicios de 2017 y el plan estratégico de Adif. El objetivo final es la definición de un Plan de Mercancías que garantice una oferta de infraestructuras al servicio del sistema de transportes.

En el inicio del tránsito hacia un nuevo modelo de gestión, hay que situar la decisión estratégica de promover la entrada de terceros en la prestación de servicios en las terminales de Adif vinculados con el transporte ferroviario, tanto en el ámbito principal de los servicios de carga y descarga como de maniobras, como en lo relativo los modelos de gestión, con tres opciones: gestión directa por Adif, gestión por terceros a riesgo y ventura y de autoprestación.

Desde que en 2012 se inició el modelo de gestión a riesgo y ventura, no se ha producido el abandono de ningún operador, «de lo que puede deducirse que no ha sido un mal modelo», tal y como ha indicado Luis Moreno, director de Servicios Logísticos de Adif, durante la presentación del nuevo modelo de gestión.

Entre 2011 y 2021 se consolida el modelo de gestión de la prestación del servicio de manipulación de UTIs, pasando de un 100% del servicio prestado por Adif, a menos del 10% del servicio, únicamente en 4 de las 25 terminales actuales.

El objetivo del estudio realizado, como paso previo a la hora de proponer un modelo evolucionado, ha sido el de conseguir la máxima calidad y eficiencia en la prestación de los servicios, teniendo en cuenta el tipo de instalación, e impulsar las nuevas terminales intermodales y logísticas. El ámbito del mismo ha abarcado todas las instalaciones de servicio, tanto terminales intermodales, como puntos de carga o instalaciones ferroportuarias o fronterizas.

Para ello se han mantenido reuniones con todos los actores implicados, se han analizado los posibles socios estratégicos, así como las fórmulas de inversión, explotación y contratos posibles, además de efectuar una propuesta de medidas para fomentar el transporte ferroviario de mercancías.

Modelo de gestión avanzado

El modelo de gestión se orienta hacia el modelo ‘land-lord’, en el que Adif es proveedor de infraestructuras y espacios en sus instalaciones, con la externalización de servicios y actividades no estratégicas y con una actuación proactiva en la generación de negocios relacionados con la actividad ferroviaria.

Con 2021 como año de transición en el nuevo modelo de gestión, se han establecido como señas de identidad de este modelo, la ampliación de los plazos de contratos de las futuras licitaciones, con una profundización en las medidas objetivas de calidad en la prestación de servicios, el aseguramiento de la aplicación de los principios de acceso transparente y no discriminatorio y el fomento de la inversión de terceros como vía de mejora de la gestión.

En opinión de Luis Moreno, director de Servicios Logísticos de Adif, desde que en 2012 se inició el modelo de gestión a riesgo y ventura, no se ha producido el abandono de ningún operador, «lo que indica que no ha sido un mal modelo».

Después de requerir la opinión entre todos los posibles socios estratégicos del interés existente en las diferentes áreas de actividad, técnica, intermodal y logística, se ha establecido el perfil más conveniente para las diferentes áreas, lo que ha permitido definir el papel de Adif como propietario, regulador y licitador, supervisor y dinamizador de la actividad, en actividades y competencias.

Actualmente el 60% de las mercancías transportadas por ferrocarril tienen origen o destino un puerto.

Entre las principales conclusiones del estudio, en primer lugar está la intención de impulsar la red de terminales intermodales, con los siete nodos logísticos actuales de Madrid, Valencia, Barcelona, Vitoria, Valladolid, Zaragoza y Sevilla, para la integración de los corredores prioritarios de la red europea de transportes.

Otro de los aspectos claves es la de considerar a las autoridades portuarias como socio estratégico. Actualmente el 60% de las mercancías transportadas por ferrocarril tienen origen o destino un puerto. Por ello se adopta su modelo de gestión de las terminales intermodales mediante sociedades mercantiles de carácter estatal, con inversiones compatibles no competidoras, como ha ocurrido en muchas ocasiones.

Se considera igualmente de interés el papel que debe jugar Adif como dinamizador en las instalaciones de servicio, para generar negocios, promover la actividad económica y colaborar con los operadores. A este respecto se ha lanzado un plan de delimitación de uso ferroviario, para incluir instalaciones logísticas en las terminales madrileñas de Vicálvaro y Villaverde y para Fuente San Luis en Valencia, que estará listo en dos meses.

En cuanto a la explotación eficiente de las terminales, esto sólo será posible a través de una comercialización acorde con las necesidades del sector del transporte y la logística. Para ello se han modificado los pliegos de licitación de las nuevas terminales, como la reciente para la gestión de dos terminales de mercancías de Valencia Fuente San Luis y de Silla durante un plazo de 14 años, ampliables en otros seis más.

Asimismo se contempla la cooperación entre el administrado de la infraestructura y los explotadores de las terminales para conseguir una asignación de la capacidad entre los surcos, en consonancia con el uso eficiente de las infraestructuras y las instalaciones de servicios.

En cuanto a la aplicación de este «nuevo modelo evolucionado de gestión», los planes son licitar a lo largo de 2022 y 2023 las cinco últimas instalaciones que a día de hoy siguen en gestión directa por Adif, en función de los recursos propios disponibles para seguir manteniendo la gestión.