Adif ha vuelto a poner en servicio la circulación ferroviaria en toda la línea Barcelona-Vilafranca del Penedès-Sant Vicenç de Calders tras finalizar las actuaciones para el desarrollo del Corredor Mediterráneo en Cataluña.

El restablecimiento del tráfico se ha producido por ambas vías entre Martorell y Sant Sadurní d’Anoia y entre ésta última y Els Monjos, tanto para servicios de pasajeros, como de mercancías.

Las actuaciones en el tramo Castellbisbal-Martorell suponen una inversión de 64.144.929,48 euros, para conectar la red ferroviaria española a la europea

Al tiempo, Adif espera que la actuación permita a los puertos del Mediterráneo ser más competitivos y que beneficie al tejido industrial del Camp de Tarragona, del Penedès y del área de Martorell, que podrán exportar e importar sus productos por ferrocarril, aumentando su competitividad internacional y la sostenibilidad medioambiental.

Con más detalle, en el tramo que va de Castellbisbal a Martorell se ha ejecutado el rebaje, renovación y adecuación de la estructura a las especificaciones técnicas europeas con el fin de ampliar sus dimensiones para poder implantar el tercer carril y adaptarlo al ancho estándar.

De igual modo, entre Martorell y Sant Vicenç de Calders se ha ejecutado la consolidación de terraplenes entre La Granada y Sant Sadurní d’Anoia, la renovación de vía y adecuación de la línea aérea de contacto entre el triángulo de Seat y Vilafranca del Penedès, además de la sustitución de trece desvíos y dos cambiadores de hilo.

Finalmente, de Sant Vicenç de Calders a Vila-seca se han montado 15 aparatos de vía en las estaciones de Tarragona, Tarragona Clasificación y Tres Camins, se ha iniciado la instalación del tercer hilo y se ha renovado la catenaria, así como las traviesas en estaciones.