Una de las prioridades de la Unión Europea en los últimos años ha sido crear unas condiciones apropiadas para que los consumidores europeos puedan acceder a un mayor número de productos y servicios cuando compran on-line, independientemente de su país de residencia.

Sin embargo, existen varios puntos en los que hay que trabajar para garantizar que estas operaciones se desarrollen de manera eficiente y favoreciendo los intereses de empresas y ciudadanos, tal y como señalan desde la Asociación Española de la Economía Digital, Adigital.

Uno de ellos es la estandarización de las etiquetas y la interoperabilidad de sistemas para garantizar la trazabilidad, transparencia y acceso a nuevos servicios. También destacan los costes de los envíos transfronterizos, especialmente en cuanto a los precios de intercambio de paquetes entre los operadores postales designados por cada Estado Miembro.

En concreto los requisitos de información sobre precios «son desproporcionados» y se solapan con la normativa de protección al consumidor.

Por ello, Adigital ha publicado una declaración conjunta con las asociaciones europeas Ecommerce Europe, Emota y EuroCommerce en la que explican que el alcance de la nueva regulación de las entregas transfronterizas que han puesto en marcha la Comisión Europea, el Consejo y el Parlamento Europeo puede ser desproporcionado en ciertos aspectos.

En concreto, en la Asociación se refieren al artículo 6a propuesto por el Parlamento en octubre de 2017, que introduce nuevas obligaciones para los e-commerce, ya que consideran que los requisitos de información sobre precios que establece «son desproporcionados«, especialmente para los operadores más pequeños, y se solapan con la normativa de protección al consumidor.

El Consejo Europeo pretende llegar a un acuerdo definitivo sobre la nueva regulación de los servicios de entrega de paquetería transfronterizos antes de que finalice el año.