El socio único de Amazon Fulfillment Spain y de Amazon Road Transport Spain tomó la decisión el pasado 19 de julio de separar varias áreas de negocio de la primera en la segunda, con el fin de ganar un mayor control sobre los servicios de distribución y reparto.

En este sentido, el movimiento implicará la transmisión en bloque, por sucesión universal, de la parte del patrimonio que constituye la rama de actividad del negocio de Amazon Transportation Services y de Amazon consistente en los servicios de lo que la multinacional norteamericana llama de ‘last mile’ y de ‘middle mile’, que de este modo quedan en manos de Amazon Road Transport Spain, en los términos del proyecto de escisión parcial aprobado.

De igual modo, la operación de escisión parcial simplificada, dado que ambas sociedades están íntegramente participadas por el mismo socio único, no implica la extinción de Amazon Fulfillment Spain como consecuencia de la escisión.

Como explicó Amazon en su momento, Amazon Road Transport Spain «reúne a los equipos en Amazon que trabajan con los proveedores de entrega y transporte, incluidos aquellos que dan soporte a nuestros valiosos partners transportistas.”

La filial del gigante norteamericano del comercio electrónico está dedicada, como indica su objeto social, a la prestación de servicios logísticos y de distribución, en particular el transporte, la manipulación y el almacenamiento.

Esta sociedad tiene su domicilio social en la madrileña calle de Ramírez de Prado y parte con un capital social de 3.000 euros y cuenta con la filial luxemburguesa de Amazon, Amazon UE SARL, como socio único de la nueva Amazon Road Transport Spain, así como con dos administradores solidarios, Paolo Patrone, directivo de Amazon en España, y Ramón Pazos.