tienda-de-whole-foods-market

La entrada de la multinacional en el mercado de la alimentación podría aumentar la presión sobre los precios.

Amazon, que sigue afianzándose en sectores estratégicos, ha dado un paso más para convertirse en un actor de peso en la industria alimentaria, con la compra de la empresa Whole Foods Market por 13.700 millones de dólares.

La entrada de la multinacional en este ámbito aportará nuevas funcionalidades y una gran eficiencia a los servicios de compra online, ya que facilitará la entrega los productos en la puerta del cliente a un precio generalmente bajo.

Además, esta adquisición le ha dado una nueva oportunidad para expandir su negocio de alimentación, donde destaca Amazon Fresh, un servicio de entrega limitado por el momento a las zonas de Nueva York, Chicago, Los Ángeles y San Francisco, en Estados Unidos.

Sin embargo, una operación de este tipo en un sector cuyos márgenes son tan ajustados, podría reducir los beneficios de productores, cadenas de supermercados y gigantes como Walmart, además de suponer un desafío para las compañías de entrega de este tipo de mercancía, así como de platos preparados.

Mayor presión para los competidores

En este sentido, su entrada en el mercado podría aumentar la presión sobre los precios, obligando a todos a adaptarse si no quieren perder peso en el sector. Del mismo modo, tendrán que avanzar en la recogida y procesamiento de datos de sus clientes, un campo en el que Amazon es experto y que le permite realizar sugerencias sobre futuras compras.

Asimismo, conviene destacar que el gigante del comercio electrónico cuenta con su propia marca para muchos de sus artículos, por lo que es importante que las empresas aprendan a diferenciarse para no sufrir ante un posible descenso de los precios.

A corto plazo, los beneficiados de esta nueva apuesta de la multinacional serán los clientes, pero a largo plazo, algunas organizaciones de consumidores ya han expresado su preocupación sobre el hecho de que una sola compañía tenga tanto poder, puesto que podría conducir a una monopolización del mercado y por tanto, a un aumento de los precios.