Almacén de Amazon en San Fernando de Henares

Amazon retoma el proyecto de una nueva plataforma logística en Barcelona

Impulsado por el crecimiento del e-commerce en España, que avanza a un ritmo en España del 22%, el gigante del comercio eléctrico Amazon está invirtiendo fuertemente en nuevas instalaciones logísticas en España. 

Tras la reciente ampliación del centro logístico de San Fernando de Henares en Madrid, con la que la superficie disponible destinada al almacenaje alcanza ya los 68.000 m², han comenzado los movimientos de tierra en la parcela colindante para duplicar su superficie actual.

Se trataría de de que la ampliación se encontrara operativa durante la primavera del próximo 2016.

En este contexto de fuertes inversiones en su infraestructura logística en España, todo parece indicar que el operador ha retomado el proyecto, para levantar un nuevo centro en Barcelona, que sería el segundo en España, tras el de San Fernando de Henares.

Base logística para el área del Mediterráneo

A este respecto, el Instituto Catalán del Sol (Incasol) ha abierto el trámite de competencia correspondiente a la solicitud de una «sociedad» para la compraventa de una superficie «destinada a uso logístico» en el Polígono Mas Blau II de El Prat de Llobregat, Barcelona, por un importe de 30.000 millones de euros, sin IVA. 

Esta es la ubicación que Amazon proyectaba en un primer momento para su centro logístico en suelo catalán y, aunque ni la empresa pública ni la compañía norteamericana han hecho comentarios al respecto, la superficie que pone ahora en venta Incasol es exactamente idéntica al proyecto que a finales de 2014 manejaba el gigante del e-commerce, es decir, 151.000 m² con una edificabilidad de hasta 210.000 m² y una altura de 19 m. 

El centro estaría ubicado cerca de la capital catalana, en el entorno del aeropuerto del Prat y del puerto de Barcelona, una situación estratégica que permitiría al etailer convertir la plataforma de la ciudad condal en una base logística para el área del Mediterráneo.

Por otro lado, la compraventa de esta superficie está condicionada, según el mismo anuncio de la empresa pública, a la modificación del Plan General Metropolitano y a la obtención de las licencias de obras y otros permisos necesarios.

De hecho, Amazon abonará a Incasol un 15% del importe total cuando se ejecuten las obras de urbanización externas y otro 5% una vez entre el funcionamiento la línea de metro que llegue a la parcela.