En los últimos días, se ha sabido que Amazon ha renovado su relación contractual con Seur. Por otro lado, Cadena de Suministro informaba de los planes de Correos para potenciar sus servicios de cara al gran pico de actividad anual del comercio electrónico.

En el mismo sentido, Correos Express, empresa de paquetería del operador postal público español, también viene reforzando paulatinamente sus servicios y algunas otras empresas de paquetería también han venido incrementando flotas y personal para poder hacer frente a los grandes volúmenes que se generan con la llegada del Black Friday, el Cyber Monday y las compras navideñas.

Todos ellos esperan poder cubrir el incremento de los volúmenes que se espera, incluso teniendo en cuenta grandes crecimientos como los producidos el año pasado, y poder rentabilizar las inversiones realizadas en equipos, instalaciones y tecnología.

La estrategia de Amazon

Mientras tanto, los rumores sobre una posible compra en el sector paquetero español por Amazon siguen circulando. Lo cierto, sin embargo, es que Amazon y otras grandes empresas de comercio electrónico en nuestro país, como El Corte Inglés o Inditex, siguen confiando en las paqueteras.

No en vano, las empresas de paquetería cuentan con los medios y la estructura necesarios para dar un buen servicio o coordinarlo a partir de una red de autónomos o de empresas subcontratadas.

Además, la rentabilidad de los servicios logísticos para envíos de comercio electrónico no es alta, debido principalmente a la dificultad para establecer rutas optimizadas, el volumen de personal y equipos que se requieren y las herramientas tecnológicas que se utilizan en los servicios de paquetería.

Este panorama hace que cualquiera interesado en invertir en el sector se lo piense dos veces antes de entrar, sobre todo, si no cuenta con experiencia.

Es precisamente en este ámbito, en el de las herramientas tecnológicas aplicadas a la gestión de la cadena de suministro, que aporta un gran valor añadido a la estrategia empresarial, en el que las paqueteras fían todas sus cartas para asumir y rentabilizar el gran volumen de trabajo que se avecina en un entorno muy competitivo y con precios muy ajustados.