La organización empresarial española de la estiba, Anesco, ha emitido un informe negativo al acuerdo entre la patronal Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Valencia (Sevasa) y los sindicatos del recinto portuario, que considera «jurídicamente inviable«.

Tras varios meses de negociación, el siguiente paso era acudir al Tribunal de la Competencia, pero las empresas habían indicado que el visto bueno de la organización era una condición indispensable para ratificar el acuerdo, que hubiera servido de referente para el resto de puertos españoles.

Sin embargo, Anesco considera que no se pueden aceptar las actividades complementarias, una de las reivindicaciones fundamentales de los estibadores, que consiste en que el sector asuma ciertas actividades que no son de su exclusiva compentecia, como la carga y descarga de vehículos.

También se oponen a los convenios en franja, una propuesta de los sindicatos que supone firmar acuerdos individuales con cada empresa miembro de la sociedad de estiba, para luego establecer un convenio general para todos.

Uno de los principales motivos de Sevasa para no firmar este convenio son las multas que podrían caer sobre las empresas, de hasta el 10% de la facturación. Además, quienes firmasen este acuerdo podrían enfrentar una sanción de 60.000 euros, según la argumentación ofrecida por Anesco para no ratificar este acuerdo.

Los retrasos en este acuerdo han motivado un descenso del 20% en los tráficos del puerto de Valencia en julio, que han tenido que desviarse en muchos casos al puerto de Sagunto.

Con esta propuesta, los sindicatos de la estiba, encabezados por Coordinadora, habían aceptado doblar turno para recuperar parte del tiempo perdido y que se incorporaran 85 trabajadores para cubrir las vacaciones de verano, así como 250 para una bolsa de trabajo.

Por el momento, está prevista una nueva reunión entre la patronal y los sindicatos para buscar alternativas ante el bloqueo de la situación, que está impidiendo el desarrollo normal de la actividad portuaria.