La paz social se mantendrá en los puertos españoles hasta por lo menos el próximo 5 de junio, tras «el margen de confianza» que se han dado patronal y sindicatos para «reflexionar» en torno al principio de acuerdo alcanzado el lunes. Por tanto, «en estas dos semanas se trabajará con absoluta normalidad en los puertos». 

Así lo ha señalado el coordinador general de Coordinadora, Antolín Goya, tras la Asamblea General Extraordinaria celebrada por el sindicato este martes 23 de mayo en Madrid, en la que ha recibido el apoyo unánime de los 200 delegados llegados de todos los puertos españoles de cara a posteriores negociaciones con la patronal. 

Este martes se presentaba decisivo para la negociación de trabajadores y empresas, que aún están pendientes del análisis del Reglamento que ha de regular el Real Decreto que ha reformado el sistema de estiba español. Y es que la patronal Anesco había convocado una asamblea extraordinaria para debatir la eliminación de sus estatutos del punto que le otorga representatividad para la negociación colectiva.

Los miembros de la patronal del sector de la estiba han rechazado dicha propuesta de modificación, por lo que mantendrá entre sus fines ostentar la representación de los asociados frente a las organizaciones sindicales y en especial para la negociación de acuerdos y convenios colectivos de nivel estatal. 

El 1 de junio, fecha clave

Con las cartas sobre la mesa, sindicatos y empresas tienen ahora 10 días para estudiar el acuerdo definitivo que permita «cerrar el asunto y dar un mensaje de tranquilidad a los puertos», ha explicado Goya.

En estas dos próximas semanas se trabajará con absoluta normalidad en los puertos.

Dicho acuerdo podría cerrarse en la reunión del 1 de junio o el día posterior. Tras las mismas y depende de lo que suceda en ellas, los sindicatos desconvocarán o no las tres jornadas de huelga de los días 5, 7 y 9 de junio, ya que por el momento se mantiene el preaviso. 

Las reivindicaciones de los sindicatos son «prácticamente las mismas» que las trasladadas en febrero y pivotan, principalmente, sobre la garantía de empleo para todos los estibadores que trabajan actualmente en los puertos.

Al ser este el principal obstáculo que dificultaba la negociación y que motivaba la huelga en los puertos españoles, Goya entiende que con «el acuerdo está ahora más cerca» tras la predisposición mostrada el lunes por los empresarios para el mantenimiento del empleo.

Centros portuarios y formación

En el seno de los sindicatos también exigen su participación en la formación de los nuevos estibadores a través de prácticas profesionales, la transformación de las Sagep y el compromiso de las empresas de permanecer en los Centros Portuarios de Empleo.

Además, los trabajadores entienden fundamental la integración de los convenios de ámbito inferior y, en general, la adaptación del Acuerdo Sectorial Estatal a la modificación legislativa.

Por su parte, los estibadores aceptan bajarse un 10% el sueldo para los mayores salarios y negociar medidas de flexibilidad que mejoren la competitividad de los puertos.