Volkswagen invertirá en sus plantas para producir vehículos eléctricos.

Desde Anfac y Faconauto, reclaman mayor continuidad para este tipo de medidas.

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha aprobado el Plan de Apoyo a la Movilidad Alternativa, Movalt, que contará inicialmente con una dotación de 35 millones de euros, de los que 20 millones se utilizarán para incentivar la adquisición de vehículos de combustibles alternativos y otros 15 para la instalación de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos.

El nuevo programa, que será gestionado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, Idae, permitirá aumentar el parque de vehículos de energías alternativas y contribuir a la reducción de las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes, disminuyendo así la dependencia energética del petróleo.

En concreto, el plan contempla ayudas de entre 500 y 18.000 euros, en función de la categoría y motorización del vehículo adquirido, que deberá ser nuevo o con una antigüedad inferior a nueve meses.

Los particulares, autónomos, pymes, empresas y administraciones públicas podrán beneficiarse de estos incentivos para adquirir unidades propulsadas por Gas Licuado de Petróleo, Gas Natural Licuado o Comprimido, bifuel gasolina-gas, pila de combustible o motores eléctricos.

En lo que se refiere a las infraestructuras, tanto las administraciones como las empresas públicas y privadas podrán recibir financiación para la instalación de puntos de recarga para uso público en el sector no residencial, para uso privado en zonas de estacionamiento de empresas y para su ubicación en la vía pública o en la red de carreteras.

La cuantía de las ayudas cubrirá hasta el 60% del coste de inversión en el caso de entidades públicas y pymes, y el 40% para el resto de empresas. Próximamente, se lanzará también una nueva línea de apoyo a iniciativas de I+D+i vinculadas con la movilidad eficiente y sostenible, dotada con 15 millones de euros.

Fabricantes y concesionarios piden más continuidad

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, han valorado la puesta en marcha de este plan, pero han reclamado la continuidad de este tipo de iniciativas para evitar la ralentización en las matriculaciones de estas unidades.

Asimismo, en la Asociación confían en que a estas medidas se una la modificación de la figura del gestor de carga. A este respecto, desde Idea han confirmado que en los próximos días se enviará una propuesta a Competencia para modificar el Real Decreto que la regula.

Por su parte, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción, Faconauto, considera que el presupuesto destinado al Plan es «poco ambicioso» y recuerda que estos vehículos suponen una oportunidad para desarrollar en España nuevas actividades económicas.

También reclaman una estrategia de movilidad global, que tenga en cuenta los objetivos en materia climática, para generar una «renovación intensiva y mantenida en el tiempo» del parque automovilístico.