Evacuación de aguas de lastre en un barco amarrado.

Puede incorporarse tanto a los buques nuevos como a los ya existentes.

La Guardia Costera de Estados Unidos (USCG) ha concedido la primera aprobación definitiva a un sistema para la gestión del agua de lastre, que permitirá proteger la biodiversidad en las aguas estadounidenses y responder a la amenaza de especies acuáticas invasivas.

Desarrollado por el fabricante noruego Optimarin, el tipo de tecnología aprobada cumple con los requerimientos que establece la normativa de la Organización Marítima Internacional y los ‘elevados estándares’ de la USCG.

Se trata de un sistema que gestiona el agua de lastre mediante una combinación de filtrado y potentes rayos ultravioletas, sin necesidad de utilizar productos químicos, y que dispone de una capacidad para procesar entre los 167 m³/hora y 3.000 m³/hora.

Puede incorporarse a buques nuevos o servir para actualizar los existentes, y ha sido certificado por diversas organizaciones de clasificación, entre las que se encuentra DNV, que ha sido la encargada de probar en agua dulce, salada y marina esta tecnología.

Por su parte, la Guardia Costera continuará revisando las solicitudes de aprobación de los fabricantes de este tipo de dispositivos, tratando de encontrar otros sistemas válidos para que la industria marítima tenga varias opciones disponibles que se adapten a sus diferentes necesidades.

Actualmente, hay numerosos sistemas que cuentan con la certificación de Sistemas de Gestión Alternativos (AMS), pero se trata de una medida temporal que les permite operar en las aguas estadounidenses. Llegará un momento en que si no cumplen con los requisitos fijados, tendrán que cambiar, por lo que es importante que las navieras inviertan en sistemas totalmente compatibles con la normativa.