La Comisión Europea ha pedido al Reino Unido más información sobre las viñetas para vehículos pesados de transporte de mercancías que introdujo este país en abril de 2014, ya que preocupa en el seno del organismo que esta medida resulte discriminatoria para los transportistas no pertenecientes al Reino Unido.

Por el momento, la petición se ha enviado en forma de una carta de emplazamiento, la primera etapa de un procedimiento de infracción. El Reino Unido dispone ahora de dos meses para responder a los argumentos expuestos por la Comisión y, en caso de que considere esta respuesta insatisfactoria, el organismo internacional podría enviar un dictamen motivado al Reino Unido.

Tras conocer la noticia, desde la Asociación de Transporte Internacional por Carretera, Astic, se felicitan y celebran la decisión europea, ya que la asociación ha denunciado la discriminación de origen que sufren los camiones que no son de nacionalidad británica desde la puesta en marcha de la medida. 

Astic piensa que la medida es ilegal

En su día, la asociación activó todos los mecanismos legales para denunciar esta práctica discriminatoria. En un primer momento, instó a comisarios europeos como Siim Kallas y Joaquín Almunia a tomar cartas en el asunto, y lo mismo hizo ante el Gobierno español, solicitando al Ministerio de Fomento que actuara en pro de los derechos de los transportistas españoles.

No obstante, «ante la falta de eco positivo en las administraciones públicas», Astic contrató apoyo profesional con el bufete de abogados de Bruselas, Clayton & Segura, y presentó formalmente sus denuncias ante la propia Comisión Europea, «que hoy han comenzado a dar sus frutos», indican los transportistas. 

“La apertura del procedimiento de infracción es una buena noticia para el transporte internacional por carretera y para todo el sector, es un primer paso que pone en duda la legalidad de una tasa que discrimina entre empresas de transporte por su nacionalidad.”, ha señalado el director general de Astic, Ramón Valdivia.