El año 2021 ha comenzado con buenas perspectivas para las tasas de los contratos a largo plazo, pues según el índice XSI que elabora Xeneta se ha registrado un incremento del 5,9% a nivel mensual, que es de hecho el mayor de la historia, y del 4,5% en términos interanuales.

La congestión en los puertos, la falta de equipos y una demanda desigual han terminado por situar a las navieras en una posición de fuerza incomparable de cara a las negociaciones.

Esto se debe, en parte, al elevado tráfico de exportación de China, que supera con creces las importaciones, por lo que los contenedores se quedan en los puertos europeos aunque sean más necesarios en el Lejano Oriente. A ello se añade la congestión en algunos hubs, como los puertos de Los Ángeles y Long Beach. 

Todo ello mantiene bajo presión una capacidad que estaba ya de por sí al límite, aumentando el desequilibrio entre la oferta y la demanda. Además, el sector ha sufrido un fuerte impacto a consecuencia de la crisis sanitaria, por el aumento del e-commerce y las interrupciones de las cadenas de suministro, motivadas a veces por brotes de Covid-19 entre los trabajadores esenciales.

Regiones

En Europa, las importaciones han registrado su máximo incremento mensual, con un 19,3%, principalmente por los flujos procedentes de Asia, lo que supone un 12,5% más respecto al año anterior. Sin embargo, las exportaciones se han reducido un 1,9% en enero y un 1,6% respecto al mismo mes de 2020.

En Oriente Medio, las exportaciones han crecido un 15,1% respecto al mes anterior y un 17,3% en relación a enero de 2020, mientras las importaciones se han reducido un 4,6% y un 11,1% respectivamente.

La volatilidad ha sido menor en las importaciones de Estados Unidos, con un incremento del 0,7% a nivel mensual y del 0,5% en términos interanuales. Parece que algunos de los importadores han sabido compensar los fuertes incrementos en el mercado transpacífico con los descensos en otras rutas de importación.

No obstante, las exportaciones se han reducido un 6,2% en la que es ya su segunda mayor caída históricamente, mientras que el descenso ha sido del 17,7% respecto a enero de 2020.

Desde Xeneta, recuerdan que China está preparada para intervenir las tasas si es necesario y proteger las exportaciones desde Asia. La consultora recomienda más flexibilidad en las estrategias de los cargadores, que deben intentar mantener la estabilidad de sus cadenas de suministro sin comprometerse al 100% en contratos a largo plazo a unas tasas tan elevadas.