La Autoridad Portuaria de Santander ha recibido ocho ofertas diferentes para llevar a cabo las obras de renovación del tramo ferroviario de acceso al recinto portuario cántabro.

Este enlace está formado por dos vías, la vía norte de ancho ibérico y la vía sur de ancho métrico que el enclave santanderino quiere transformar en vías de cuatro hilos para los dos anchos, lo que facilitará los trabajos de mantenimiento sin cortes de vía y la accesibilidad ferroviaria.

Con ello, la Autoridad Portuaria quiere adaptar la infraestructura a las necesidades de explotación de los tráficos actuales y futuros mediante la renovación completa de la plataforma y material de vía, incluyendo saneo, drenaje y mejora de explanada, lámina geotextil, capas de subbalasto y balasto, traviesas de hormigón, aparatos de vía y carriles nuevos.

De este modo, el tramo de línea de ferrocarril que da acceso al puerto de Santander objeto de esta renovación queda comprendido entre la intersección con el trazado de la autovía S-10, al sur de la actuación, y la intersección con el vial de acceso al polígono de Actimarsa.

En concreto, el tramo de accesos ferroviarios sobre el que se actúa, tiene una longitud de 781,127 metros y está formado por dos vías sobre balasto que dan acceso a los distintos muelles de carga de la infraestructura portuaria.