La Comisión Europea ha aprobado 3.000 millones de euros con cargo al Plan de Recuperación y Resiliencia español, que se destinarán a las ayudas que contempla el Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica del vehículo eléctrico y conectado, PERTE.

Gracias a ellas, se pretende alcanzar en 2023 el objetivo de los 250.000 vehículos eléctricos matriculados, según recuerdan desde Faconauto. También se estima que se dispondrá de entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga.

Las nuevas subvenciones servirán para apoyar el I+D+I y activar medidas de protección del medio ambiente y de eficiencia energética en el entorno de los vehículos eléctricos y conectados.

Se espera que la convocatoria de este PERTE se publique antes de final de año, con una inversión total prevista de 24.000 millones para el período 2021-2023.

Los 3.000 millones de euros corresponden a la parte industrial del PERTE, que se completará con las ayudas del Plan Moves, el Programa Moves Proyectos singulares, y el programa tecnológico de movilidad sostenible del CDTI, inteligencia artificial y vehículo conectado hasta llegar a los 4.300 millones de euros en inversión pública, a los que se sumarán 19.700 en inversión privada.

Las ayudas se concederán a través de un proceso de selección competitivo y en forma de subvenciones directas y de préstamos preferentes a consorcios de empresas, estando previsto destinar al menos el 40% a pymes.

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px