Tras iniciar sus operaciones en la primera semana de julio, Caprabo ya tiene a pleno rendimiento su nueva plataforma de frescos de la Zal de Barcelona.

Las instalaciones, ubicadas en el municipio barcelonés de El Prat de Llobregat y en cuya construcción Cilsa ha invertido veinte millones de euros, ocupan una parcela con una superficie de 31.000 m² y cuentan con certificación LEED Gold.

Esta nueva plataforma de 24.600 m² de superficie construida para el producto fresco se enmarca en la transformación de la red logística de Caprabo.

De los 24.600m2 que ocupa la nave, 17.200 m² se destinan a la plataforma para producto fresco, 3.400 m² a la nueva sede central de la compañía y otros 4.000 m² están dedicados al supermercado on-line de la compañía.

En la plataforma de frescos, la zona de frío positivo representa una superficie aproximada de más de 13.600 m² y tiene cámaras de frío negativo de 245 m² de superficie

El almacén es diáfano, cuenta con tres zonas de temperaturas de entre dos y cuatro grados para cada tipo de producto y tiene capacidad para aumentar en un 50% el número de productos frescos que la cadena gestiona en la actualidad.

Así mismo, la parcela está dotada con 130 plazas de aparcamiento y una zona específica de lavado de camiones. Además, también cuenta con 43 muelles de carga, de los que diez corresponderán a la operativa para el canal on-line.

Con la nueva plataforma, los supermercados de la empresa únicamente recibirán un camión al día de producto fresco, por lo que, según sus propios datos, la reducción total de kilómetros en carretera realizados para el reparto diario superará el 3,5%.