Tras unos resultados semestrales de Carrefour que el mercado ha considerado negativos, teniendo en cuenta que sus acciones en Bolsa se desplomaron un 13% el día de la presentación, el nuevo presidente de la compañía, Alexandre Bompard, ha anunciado un “plan de transformación” que se detallará antes de fin de año.

La compañía ha obtenido un beneficio de 154 millones de euros en el primer semestre de 2017, lo que supone un 34% menos que en la primera mitad de 2016 pese a que los ingresos entre ambos periodos han crecido un 6,2% hasta los 40.552 millones de euros.

Según ha trasladado el nuevo presidente a la prensa francesa, Carrefour «debe convertirse verdaderamente en omnicanal“, “acelerar su transformación digital”, “reformar y adaptar” los hipermercados o simplificar su organización «para ganar agilidad».

Más allá de los nuevas iniciativas que el grupo ponga en marcha en los próximos meses, cabe señalar que, en el ámbito de la logística, la compañía lleva desde finales de 2014 trabajando en el proyecto ‘Caravelle‘ para la reorganización de su cadena de suministro en Francia, tal y como recoge un extenso artículo del medio francés LSA.

Modernizar los almacenes, reduciendo el número de los mismos, o lograr unos menores niveles de inventario mediante la reducción de puntos de almacenamiento son algunos de los retos de este proyecto, que estará culminado en 2018.

Reducción de almacenes

El objetivo del grupo es gestionar mejor los flujos de los más de 3.600 camiones que transportan 93.000 palets, cada día, desde los 2.000.000 m² de instalaciones logísticas hasta las 7.400 tiendas que tiene en Francia.

Con este fin, en estos tres años, los almacenes de la compañía se han reducido de las 67 a las 55 instalaciones, y 34 de ellas han pasado a ser multiformato.

Las previsiones del grupo son que suestass medidas permitan reducir un 20% los kilómetros recorridos, un 11% los costes y un 23% las emisiones del transporte. Para ello, también tendrá en circulación a finales de 2017 200 camiones que funcionan con biometano, que entregarán en 250 tiendas de los centros urbanos de París, Marsella, Lyon, Burdeos y Lille.

Fuera de Francia, la compañía también está invirtiendo en logística, con actuaciones como la puesta en marcha de su nueva plataforma de frío en Barcelona este 2017.