amazon-go

Los clientes de Amazon Go solamente tienen que descargar la aplicación, escanear un código a la entrada de la tienda y elegir sus productos.

Las tiendas sin trabajadores ya son una realidad en algunas zonas del mundo. Estos espacios, totalmente automatizados y en los que abundan nuevas tecnologías como los sensores, el reconocimiento facial, la inteligencia artificial o los nuevos medios de pago, están siendo probados generalmente por multinacionales capaces de implementarlas a gran escala.

Es el caso del e-commerce chino JD.com, que según recoge Aecoc, abrirá en los próximos años hasta 500 establecimientos sin trabajadores. Además, su intención es seguir avanzando en la robotización de sus naves industriales y la introducción de camiones autónomos para las entregas.

Otros, como Alibaba, apuestan por los servicios en la nube, el análisis de datos, la realidad virtual, la realidad aumentada y la inteligencia artificial para la transformación del comercio tradicional.

En el país, pueden encontrarse también otras experiencias, como la de BingoBox, una start-up de tiendas de conveniencia sin trabajadores en las que los clientes entran y comprar los productos escaneándolos con su móvil. Para evitar robos, las puertas quedan bloqueadas hasta que no se realice el pago del producto.

El funcionamiento es similar al de Amazon Go en Estados Unidos, donde los consumidores solamente tienen que descargarse una aplicación, escanear el código QR en la entrada y elegir los productos que desean. 

Aunque es evidente que este tipo de tiendas no pueden ubicarse en cualquier entorno, se trata de una solución adaptada a las exigencias actuales de los consumidores en cuanto a su experiencia de compra y puede ayudar a reducir los costes laborales de los retailers.