El operador francés CMA-CGM se ha adherido a una iniciativa centrada en la búsqueda de un sistema de propulsión basado en el uso del hidrógeno que permita descarbonizar el transporte marítimo. El objetivo es impulsar el desarrollo de energías más limpias y sostenibles para eliminar las emisiones de CO2, los gases de efecto invernadero y los elementos contaminantes del aire.

Para ello, se probarán y desarrollarán soluciones a partir del hidrógeno y la energía solar, eólica y de las mareas. En el caso de la naviera francesa aportará su experiencia en el sector para la promoción del uso del hidrógeno como una fuente energética de cero emisiones.

Uno de los principales proyectos en los que trabaja el grupo es el Energy Observer, el primer buque propulsado por hidrógeno, que está recorriendo el mundo para demostrar su viabilidad. Botado en 2017 en la localidad francesa de Saint-Malo, utiliza una combinación de energías renovables y un sistema que produce hidrógeno a partir del agua del mar sin emitir nada de carbono.

Los equipos de ingenieros e Investigación y Desarrollo del operador ya han empezado a trabajar en esta iniciativa y facilitarán las escalas del buque en diferentes puertos alrededor del mundo.