El mega-portacontenededores Alexander Von Humboldt, de CMA-CGM, no ha atravesado el Canal de Suez en su retorno hacia Malasia desde el puerto de Algeciras. Esto ha supuesto un aumento del tiempo de tránsito de los 21 días hasta los 26, con un total de 3.000 millas más.

El motivo no es otro que evitar pagar las tasas que normalmente se abonan en el Canal. Para ello, modifican su itinerario para pasar por el Cabo de Buena Esperanza, aprovechando la fuerte caída de los precios del combustible, pues aunque el camino sea más largo, este ahorro en el combustible y la eliminación de las tasas supone que los viajes sean más económicos.

Ya en el periodo 2015-2016, cuando la industria del transporte de contenedores se vio afectada por un grave problema de sobrecapacidad, combinado con unos precios muy bajos del combustible, más de 100 buques que cubrían servicios entre Asia y la costa este de Estados Unidos, y entre Asia y el norte de Europa, decidieron reprogramar sus rutas para pasar por el Cabo de Buena Esperanza y no por el Canal de Suez.

El canal ya ofrece actualmente un descuento de entre el 45% y el 65% para los buques de la costa este de Estados Unidos, con el fin de evitar esta maniobra, pero hace unos días ha lanzado uno del 6% para los buques europeos. Sin embargo, a juzgar por lo sucedido con el de CMA-CGM, las medidas adoptadas son insuficientes.

El Alexander Von Humboldt opera el servicio FAL 1 de Ocean Alliance, pero aún se desconoce si alguno de los otros 11 buques que cubren la línea serán también redirigidos a través del Cabo de Buena Esperanza.