Los astilleros de Jiangnan, en Shanghái, han acogido la ceremonia del corte de acero del segundo buque de UECC del tipo PCTC, por sus siglas en inglés Pure Car and Truck Carrier, propulsado por un sistema híbrido de batería y GNL.

A pesar de los problemas derivados del Covid-19, la naviera continúa con su plan de renovación de la flota. Propiedad de NYK y Wallenius Lines, había firmado en su momento un contrato con los astilleros Jiangnan y China Ship Building Trading para la construcción de tres nuevos buques de última generación para el transporte de turismos y camiones.

La instalación del sistema híbrido de batería y GNL permitirá a la naviera seguir avanzando hacia sus objetivos de reducción del 40% de las emisiones para el año 2030, por encima de lo exigido por la Organización Marítima Internacional.

Con una eslora de 169 metros y una manga de 28, las tres embarcaciones tendrán una capacidad de carga de unas 3.600 unidades repartidas en 10 cubiertas, dos de ellas elevables. Se trata de buques extremadamente flexibles que pueden transportar diferentes tipos de mercancía, además de vehículos, y cuentan con una rampa de 160 toneladas y otra lateral de 20 toneladas, que admiten unidades de hasta 5,2 metros de altura.

Los nuevos PCTC cumplen con los límites de emisiones Tier 3 IMO NOx que entrarán en vigor para el Mar Báltico y el Mar del Norte a partir de 2021.