En la noche del 13 de marzo, el buque Ever Forward partió del puerto de Baltimore para dirigirse hacia Norfolk, Virginia, pero quedó encallado en la bahía de Chesapeake.

Nueve días después, este portacontenedores de Evergreen continúa allí, aunque los equipos de salvamento, en colaboración con la naviera y las autoridades locales, ya han diseñado un plan para reflotarlo.

La operación, en cualquier caso, podría extenderse aún seis días más. El plan para liberar el buque de 11.850 TEUs consiste en soltar lastre para aligerar la carga, dragar el suelo fangoso alrededor del barco y hacer espacio entre las hélices, el timón y el lecho de marino. 

Una vez que el barco sea lo suficientemente liviano y se haya eliminado suficiente lodo, el equipo de salvamento esperará a que suba la marea y utilizará remolcadores para desplazar el barco de 334 metros de largo.

Aún se están investigando las causas del accidente, aunque se cree que el buque podría estar navegando a una velocidad mayor de la recomendada cuando se salió del corredor principal, el canal de Craighill, con un calado de 15 metros, accediendo a una zona con un calado 7,5 metros, a pesar de necesitar 13 para la navegación.

La complejidad, el tiempo y los costes de esta operación de salvamento probablemente podrían llevar a la declaración de avería gruesa.

 

CdS-Banner-suscripcion-OJD-750x110