El presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, ha anunciado en el 24º Congreso de la Unión Postal de las Américas, España y Portugal que se está celebrando en Curaçao, que el operador postal público valora el posible lanzamiento de una línea propia dedicada a realizar servicios de carga aérea.

A juicio del máximo responsable de la empresa pública, esta iniciativa supondría, junto con su estrategia de internacionalización en China, un paso más en la transformación de Correos en un operador logístico global.

En julio, Correos ya trabajaba en esta posibilidad, aprovechando el buen momento que vive la carga aérea impulsada por la pandemia y la crisis de suministro, y, a la vez, también planteaba una posible alianza con Renfe para gestionar envíos de correo y paquetería por ferrocarril.

En este sentido, la empresa pública adjudicó ese mismo mes de julio a KPMG Asesores las labores de consultoría para analizar la viabilidad del servicio de transporte aéreo por parte de Correos por un importe de 55.000 euros.

Además, esta misma consultora se encargará de realizar servicio de ‘corporate intelligence–integrity due diligence‘ orientado a recabar información acerca de un potencial socio de negocio para la sociedad estatal por 18.000 euros, mientras que PricewaterhouseCoopers Asesores de Negocios si hizo con el contrato de elaboración de un plan de negocio que analice la viabilidad de constituir una nueva entidad con la participación al 50% entre Renfe y Correos para el transporte de paquetería por vía férrea. Este trabajo le costará al operador postal público 185.500 euros.

La realidad es que Correos explora alternativas para orientar su negocio fuera de un sector postal en evidente declive desde hace años.