centro-logistico-de-mango-en-barcelona

La nueva instalación de Mango en Llissá de Munt es una de las principales operaciones registradas en Barcelona en 2016.

La contratación de espacios logísticos en Madrid y Barcelona ha mejorado a lo largo de 2016, reactivándose en ambas localizaciones la actividad de promoción a riesgo, según la consultora Cushman & Wakefield.

Así, en Madrid se han contratado un total 410.000 m², por encima de lo contratado en 2015, que ascendió a 385.000 m², debido a la mejora de ventas minoristas y del consumo interno, así como el fuerte crecimiento del e-commerce. 

La demanda se enfoca en los ejes de la A-2 y la A-4, siendo este último el más destacado del cuarto trimestre al concentrar tres cuartas partes de la absorción, con 126.000 m². En concreto, se han registrado 39 contratos de ocupación y seis grandes operaciones por encima de los 15.000 m². Destacan los desarrollos a riesgo, dada la falta de calidad de las naves disponibles. 

Las previsiones para 2017 se sitúan en el entorno de los 350.000 m² de obra nueva, con 100.000 m² en la modalidad de llave en mano o pre-alquileres. La renta ‘prime’ se sitúa en torno a los 5 €/m²/mes y la perspectiva es al alza, dada la escasez de espacio moderno disponible y los valores añadidos que incorporarán las nuevas instalaciones. 

En lo que respecta a Barcelona, la contratación de espacio logístico ha batido un récord en 2016, llegando a los 645.000 m², lo que supone un incremento del 17% respecto al cierre de 2015. Las principales operaciones corresponden al nuevo centro logístico de Amazon en El Prat de Llobregat, con 63.000 m², y la instalación de Mango en Llissá de Munt con 119.000 m². 

En Barcelona se han registrado en 2016 más de 19 operaciones por encima de los 10.000 m², de las que el 50% supera los 15.000 m².

Para CBRE, la contratación logística en Cataluña la sitúa en los 773.000 m², un 45% más que en el ejercicio anterior. La segunda corona de Barcelona es la que ha registrado mayor contratación, con un 45% del total, mientras que en la primera, el 87% de la contratación corresponde a proyectos llave en mano, como el de Amazon. 

A lo largo del año, se han registrado más de 19 operaciones por encima de los 10.000 m², de las que el 50% supera los 15.000 m². Los principales contratos se han firmado en la zona ‘prime‘ de Barcelona, Bajo Llobregat, Camp de Tarragona y el Vallès, que representan el 65% de la absorción total. 

Las rentas en las zonas ‘prime’ han crecido un 9% llegando a 6.00 €/m²/mes, debido a la falta de producto Triple A y al aumento en la demanda, lo que podría seguir impulsándolas a corto plazo. En el resto de áreas la renta ha crecido hasta los 3,75 €/m²/mes, un 66% más que en 2015.

El auge del e-commerce, el aumento de las exportaciones y el incremento del consumo sustentan estas cifras, que indican que las empresas ven en Barcelona el nuevo ‘hub’ logístico del sur de Europa.

Esta situación, unida a la falta de espacio logístico, ha contribuido a la citada subida de las rentas ‘prime’, que CBRE fija en un 4% hasta los 6,50 euros. Esto se aprecia especialmente en la primera corona, donde ha aumentado la construcción de nuevos proyectos llave en mano.

De esta manera, 2016 ha cerrado con un 4% del stock disponible, una cifra que desciende hasta el 1,5% en la primera corona, donde resulta imposible encontrar espacios de más de 5.000 m²

En este sentido, se están construyendo un total de 234.000 m², de los que 83.000 m² están ya disponibles, aunque ninguno en las zonas próximas a la ciudad. De cara a 2017, se prevé que se entreguen 209.000 m² nuevos, de los que 58.000 m² permanecen sin adjudicar.