carga de automoviles en el ferrocarril

Han sido necesarios un total de 4.169 trenes, un 4,5% menos.

La cuota del transporte ferroviario de vehículos nuevos se ha reducido en un punto en 2017, principalmente por el descenso de la producción y exportación, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Anfac, que recoge su informe sobre la ‘Valoración de la logística del transporte ferroviario’.

El estudio, realizado a partir de las valoraciones de siete fabricantes instalados en España, revela que este tipo de transporte ha experimentado un retroceso del 6%, con 773.000 vehículos transportados de los que 639.000 corresponden a tráficos nacionales y 134.000 a tráficos internacionales.

Para ello, han sido necesarios un total de 4.169 trenes, lo que supone un descenso del 4,5% respecto a 2016. La valoración sobre los distintos operadores ferroviarios se mantiene estable en un 3,4 sobre 5, lo que indica que la calidad es suficiente pero aún tiene un amplio recorrido de mejora.

En concreto, han obtenido la máxima puntuación los sistemas informáticos y de comunicación e información, a la facilidad de contacto, la atención y eficacia del interlocutor, y al estado y mantenimiento del material móvil. En cambio, la capacidad de reacción ante variaciones en el volumen obtiene solamente un 3, y el tiempo de reacción ante imprevistos, un 2,5.

En lo que respecta al transporte internacional, ha mejorado su valoración, llegando a un 3,6, siendo especialmente valorado el compromiso de los operadores con la calidad. Respecto al transporte de componentes, a nivel nacional ha llegado al 4,3, mientras que a nivel internacional, se ha quedado en un 3, dado que debe mejorar el cumplimiento de plazos y horarios.

Este apartado es de especial relevancia, ya que cualquier incidencia en el flujo de componentes puede suponer retrasos o paradas en las líneas de producción. Desde Anfac tratan de impulsar el transporte ferroviario de vehículos, que sigue ganando posiciones, como prueba el hecho de que casi el 32% de los que se exportan por mar lleguen al puerto en tren.

En este sentido, trabaja junto a Adif para mejorar las infraestructuras y conseguir mayores niveles de flexibilidad en las terminales, así como realizar nuevas inversiones para permitir el uso de trenes de 750 metros, avanzar en la colaboración de toda la cadena logística o mejorar la gestión los corredores actuales.