DSV sube su apuesta por Panalpina y a finales de la semana pasada ha anunciado una nueva oferta por la helvética para la que ha contado con el apoyo de la kuwaití Agility para intentar hacerse con la suiza.

La danesa DSV parece empeñada en cerrar una operación que, desde su punto de vista, le daría una oportunidad para convertirse en uno de los más destacados proveedores de servicios logísticos a nivel mundial, con una estimación de ingresos de unos 14.700 millones de euros, equivalentes a unos 110.000 millones de coronas danesas.

En este sentido, DSV ha realizado, a partir de la respuesta obtenida a su anterior movimiento por la dirección de Panalpina, una nueva contraoferta de 180 francos suizos por cada acción del operador, unos 159 euros al cambio, así como ciertos compromisos en relación con la plantilla de Panalpina, lo que, según sus cálculos, equivale a multiplicar por 24 el Ebitda obtenido por la helvética en 2018.

En enero, el operador logístico danés había hecho una oferta con un precio de 170 francos suizos por acción, unos 150,85 euros al cambio, a repartir entre una aportación dineraria consistente en 55 francos suizos, equivalentes a 48,8 euros, y 1,58 acciones de DSV por cada una equivalente de la suiza, que, a primeros de este mismo mes, fue rechazada por la Fundación Ernst Göhner, accionista mayoritario de Panalpina con un 46% del capital de la suiza.