instalaciones del aeropuerto de Ciudad Real

El aeropuerto de Ciudad Real lleva cuatro años cerrado por falta de actividad.

Tras reactivarse su venta en febrero, el juez de lo Mercantil de Ciudad Real ha adjudicado el aeropuerto de la ciudad a la firma CR International Airport.

La compañía se ha impuesto a las otras cuatro candidatas en la subasta y ha adquirido esta infraestructura por 56,2 millones de euros, un precio hasta ocho veces inferior a la inversión realizada para su construcción.

Se trata de una sociedad limitada cuyo objeto es el alquiler de vehículos con o sin conductor, el asesoramiento económico y contable, y la gestión de infraestructuras modales de transporte aéreo y marítimo.

Por el momento, ya han realizado el ingreso del aval por un importe de 1,873 millones de euros, y disponen de un plazo de cuatro meses para pagar el resto, y que la adjudicación provisional pase a ser definitiva.

En los próximos días, el juez comunicará la decisión a Aena, Aviación Civil, la subdelegación del Gobierno y el resto de administraciones implicadas con el fin de poder tramitar la licencia que permita de nuevo operar en el aeropuerto.

Un proyecto de 450 millones de euros

El proyecto, que se inició en 2004 y se inauguró en 2008, ha tenido un coste de construcción directa de unos 450 millones de euros, aunque teniendo en cuenta las expropiaciones de terrenos, las subvenciones a las aerolíneas y el coste de mantenerlo abierto, la inversión podría superar los 1.000 millones de euros.

Impulsado por las autoridades autonómicas, contó con la financiación al 100% de la Caja Castilla-La Mancha, controlada entonces por el gobierno manchego, que tuvo que asumir un riesgo crediticio de 337 millones de euros, según datos del Banco de España, lo que supone seis veces más de lo que ha pagado CR International Airport.

El aeropuerto, que lleva cuatro años cerrado por falta de actividad, finaliza así un largo proceso judicial en el que se han realizado varias subastas. La última se produjo en julio de 2015, cuando fue adjudicado por 10.000 euros a una empresa china llamada Tzaneeen International.

No obstante, el juez declaró nula esta operación el 27 de enero de 2016 al considerar que se había modificado el plan, separando el aeropuerto en dos y planteando la subasta por separado de algunos terrenos sin consultar a los acreedores.