La presión del transporte y la distribución barceloneses ha obligado finalmente a la Autoridad Metropolitana de Barcelona a flexibilizar la aplicación de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona a los vehículos pesados.

Así pues, antes de que se iniciaran las movilizaciones previstas por el sector, la Autoridad Metropolitana ha comunicado, según informa Fenadismer, a las asociaciones convocantes su disposición a abrir una mesa de negociación.

Con esta iniciativa se busca establecer una solución viable y realista para el sector del transporte, comprometiéndose a prorrogar la autorización para que los vehículos pesados sin distintivo ambiental puedan continuar circulando por el área de acceso restringido al menos hasta el 31 de diciembre próximo y aprobar una línea de ayudas para la reconversión de la actual flota.

En respuesta, las asociaciones convocantes han acordado suspender temporalmente las movilizaciones anunciadas, que iban a iniciarse este lunes 31 de mayo con una marcha lenta de camiones, y retomar la negociación con los municipios que integran el área metropolitana de Barcelona.

El sector del transporte y la distribución de Barcelona se había venido oponiendo desde el inicio de su tramitación a unas restricciones que suponían en la práctica expulsar del sector a más de la mitad de la flota que actualmente opera en Barcelona dedicada al transporte de mercancías a partir del próximo mes de julio.