Cruceros en el puerto de Valencia.

El consistorio pretende consensuar una propuesta sólida que se adapte a las necesidades de todas las partes implicadas.

La Autoridad Portuaria de Valencia ha aplazado un mes la decisión de rescatar la concesión del astillero Unión Naval, donde pretende ubicar la futura terminal de cruceros, mientras el Ayuntamiento estudia las necesidades en materia de movilidad en la zona, ante una posible avalancha de pasajeros.

Por su parte, Boluda, titular de la concesión, se muestra favorable al desarrollo de la futura terminal, que tendrá un carácter integral y acogerá tanto a cruceros como a ferris nacionales e internacionales.

Aún se está evaluando su ubicación en este área o en el Muelle de Levante, pero en cualquier caso, el puerto confía en licitar las obras antes del verano de 2018, con el fin de que estén terminadas a finales de 2019.

El proyecto, que recupera el Plan Estratégico de Cruceros de la Autoridad Portuaria, implica reordenar toda la zona del astillero y todo el espigón Turia norte, así como la construcción de un área de aparcamientos próxima.

Desde el consistorio valenciano, han pedido participar en la toma de decisiones para analizar junto al puerto las posibilidades existentes y consensuar una propuesta sólida que se adapte a las necesidades de todas las partes implicadas, incluyendo las del barrio de Nazaret, cercano al recinto portuario.

Hasta que se ponga en marcha la construcción de las nuevas instalaciones, el puerto seguirá recibiendo cruceros en dos muelles que permiten el atraque de buques de hasta 300 metros de eslora y otras dos alineaciones de atraque situadas en la ampliación norte, de 430 y 440 metros de longitud respectivamente y con un calado de 16 metros.