Tras la decisión adoptada en el Reino Unido por referendum, de abandonar la Unión Europea, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) ha llevado a cabo un primer análisis sobre el impacto que puede suponer en el futuro en el transporte por carretera que actualmente desarrollan las empresas españolas entre ambos países.

Una vez que el Reino Unido active el procedimiento de salida de la UE, se abrirá un plazo de negociaciones que puede llegar a durar hasta dos años con el fin de establecer el nuevo marco de relaciones con la Unión que resultará de aplicación tras la salida.

En este sentido, son tres los posibles escenarios que se viene manejando. Por un lado, un modelo de integración en el Espacio Económico Europeo, como sucede con Islandia, Noruega o Liechtenstein.  Por otro, un modelo de relaciones con la Unión mediante convenios bilaterales preferentes.

El Brexit dificultará el libre movimiento de personas y mercancías ya que supondrá la derogación automática de la autorización de transporte europea, que permite en la realizar transportes entre España y Reino Unido.

La tercera opción sería un modelo basado en la pertenencia del país a la Organización Mundial del Comercio, que supondría que las relaciones se rigiesen por el marco previsto en dicha organización, matizado por convenios bilaterales puntuales.

Reino Unido abandonaría el mercado único europeo

Desde el punto de vista del transporte por carretera, el Brexit supone la salida del mercado único europeo, lo que dificultaría el libre movimiento de personas y mercancías, ya que se derogaría automáticamente la autorización de transporte europea, que permite en la realizar transportes entre España y Reino Unido, e incluso transportes de ámbito nacional por los transportistas en el país donde no están residenciados.

Por tanto, sería necesario sustituir esta licencia mediante un convenio bilateral por un nuevo régimen de autorización que permita el tránsito de vehículos de transporte entre países de la Unión europea y Reino Unido.

Asimismo, cabe destacar que ahora mismo el país forma parte de la Unión Aduanera, que promueve la eliminación de las fronteras entre los países miembros con relación al transporte de mercancías, de modo que los derechos de aduanas a la importación y exportación están prohibidos entre los Estados miembros.

Una vez abandonase la UE, deberían establecerse nuevos criterios aduaneros y arancelarios tanto para la exportación como la importación de mercancías, y restablecerse las fronteras de acceso entre ambos territorios.

Cuarto destino de las exportaciones españolas

En este momento, Reino Unido es el cuarto destino de las exportaciones españolas. En 2015, España ha exportado más de 4,2 millones de toneladas de mercancías por carretera, por un valor de 18.231 millones de euros, y ha importado más de 2,5 millones de toneladas por un valor de 12.584 millones.

La reducción de estas exportaciones afectaría principalmente al transporte de productos agroalimentarios, automoción, productos farmacéuticos y mercancía general.