Al igual que España, el Reino de Marruecos también ha prohibido la semana pasada las escalas de barcos de recreo, cruceros y otras embarcaciones destinadas al transporte de pasajeros en sus puertos, con el fin de contener el avance de la pandemia de coronavirus.

Sin embargo, al igual que sucede en las líneas marítimas existentes entre España e Italia, la limitación no afecta a los conductores que acompañan a las cabezas tractoras en los tráficos de carga rodada en los pocos tráficos que puedan mantenerse en el Estrecho de Gibraltar.

En este sentido, FRS ha anunciado la suspensión de todos sus servicios de pasajeros entre España y Marruecos desde el pasado 12 de marzo, salvo la líneas ro-ro que unen Algeciras con Tánger Med, tras cancelarse este pasado fin de semana la que une Motril con el enclave marroquí.

De igual modo, Trasmediterránea ha cancelado desde el pasado 13 de marzo todas sus salidas de pasajeros con destino u origen, a los puertos de Nador, Alhucemas y Tánger, hasta nuevo aviso, mientras que el tráfico de vehículos en régimen de carga, incluidos los conductores, seguirá operando con normalidad.

Las limitaciones de tráfico desde el exterior hacia el país magrebí afectan también a la frontera terrestre de las ciudades de Ceuta y Melilla, que se han cerrado para impedir el paso de posibles infectados por la enfermedad.