Obras del ferrocarril correspondientes al Corredor Mediterráneo

Las comunidades por las que pasará el Corredor Mediterráneo acumulan más del 40% del PIB y el 60% de las exportaciones.

La Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad un texto para potenciar el Corredor Mediterráneo. La proposición no de ley, elaborada por el grupo socialista, insta al Gobierno a desarrollar la infraestructura en colaboración con Cataluña, la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares, Murcia y Andalucía.

También solicita que la futura Oficina de Evaluación defina las inversiones a realizar y el calendario de ejecución, priorizando aquellas inversiones que tengan un mayor retorno para la actividad económica e incluyendo la correspondiente dotación presupuestaria para las actuaciones más inmediatas.

Además, la iniciativa pide que se designe un coordinador técnico que supervise el desarrollo de las obras, y que se planifique la llegada del ancho normal o europeo teniendo en cuenta las inversiones a realizar, el material rodante y las instalaciones industriales, según las necesidades de las empresas cargadoras y los operadores ferroviarios.

Considerando que las Comunidades por las que transcurre el Corredor Mediterráneo acumulan más del 40% del PIB español, constituye, por tanto, un factor clave para asegurar un «desarrollo económico sólido y equilibrado«, así como la entrada en una red con gran incidencia en la economía europea, por lo que es necesario finalizar las actuaciones y conectar la infraestructura con el resto de Europa lo antes posible.

Potenciar las conexiones de la infraestructura

El grupo socialista ha planteado en la sesión de la Comisión, que el Corredor entre Algeciras y la frontera con Francia sea de ancho ibérico para mercancías y viajeros, con variantes para zonas metropolitanas, donde debería contar con vías exclusivas para mercancías, del mismo modo que en los tramos de mayor saturación.

Para ello, es necesario eliminar los cuellos de botella con nuevos trazados, y potenciar las conexiones de la infraestructura. Se aboga por el «diálogo con las Comunidades Autónomas implicadas» para planificar conjuntamente las conexiones necesarias con otros focos de actividad.