El tráfico de vehículos pesados en las autopistas de peaje ha crecido casi un 7%.

El desvío de camiones a los peajes tiene «un impacto positivo, inmediato y significativo», según Fomento.

Si esta misma semana, el propio ministro de Fomento anunciaba en sede parlamentaria que el Gobierno no tiene previsto instaurar un sistema de pago por circular por las autovías españolas, un día después el Congreso de los Diputados ha convalidado este pasado jueves el Real Decreto-Ley que permite al Gobierno cobrar los peajes de las autopistas que reviertan al Estado y establecer nuevos desvíos de camiones a las vías de peaje.

En este sentido, José Luis Ábalos ha reconocido en el Congreso de los Diputados que con esta norma, el Gobierno trata de «perfeccionar la gestión que llevó el Partido Popular y hacer posible que estas acciones las podamos hacer sin que nadie nos pueda denunciar u objetar algún problema legal, como está ocurriendo ahora mismo con los desvíos de los vehículos a su paso por la AP-7”.

Por lo que respecta a los vehículos pesados, Ábalos defiende que la seguridad vial mejora «si el tráfico de vehículos pesados se desplaza a las autopistas, cuyas características en cuanto a trazado y capacidad son superiores a las de las carreteras convencionales”, medida que, a su juicio, se ha demostrado como “muy eficaz con un impacto positivo, inmediato y significativo sobre la explotación de las carreteras afectadas”.

El propio ministro ha explicado que «no se trata de sacar a los camiones de las carreteras, sino una medida excepcional, justificada y puntual que conlleva las bonificaciones correspondientes y que trata de dar cobertura a una medida que implantó el anterior Gobierno”, al tiempo que resalta que esta modificación tiene mucha importancia pues, como he indicado en anteriores ocasiones, para el Gobierno es prioritaria la seguridad”.