Crece el tono agrio de las declaraciones que llegan de un lado y de otro en relación con las labores de carga y descarga, con lo que el clima de enfrentamiento se enrarece aún más a una semana escasa del paro patronal del transporte.

Así pues, el pasado viernes, Aecoc indicaba en un comunicado que los costes de 2.000 millones de euros anuales asociados a estas labores a los que se refirió su director general no van referidos al «coste real de las operaciones de carga y descarga tal y como se realizan actualmente sino que es el fruto de las ineficiencias que se generarán como consecuencia del aumento de los tiempos de espera y por la necesaria duplicidad de recursos».

Así mismo, la asociación completaba su defensa del actual marco contractual en que se desarrollan estas operaciones afirmando que «en este nuevo contexto, la carga o descarga requeriría la disponibilidad no sólo de muelles sino del personal de descarga -difíciles de gestionar en escenarios como los  flujos tensos- que ampliaría en unos 30-40 minutos los tiempos de espera«.

De igual modo, según Aecoc, la carga y descarga constituye «un servicio que los transportistas pueden prestar a los cargadores adicional y separadamente al servicio de transporte,  con las condiciones económicas previamente acordadas y que debe asumir el cargador«.

El transporte cierra filas

Frente a estas opiniones, Fenadismer replica que «lamentablemente este relato tan idílico en nada se parece a la cruda realidad que soportan diariamente los transportistas, que no sólo no negocian de forma anticipada que tengan que realizar dichas tareas sino que ni si quieran conocen en muchos casos las medidas preventivas de los centros donde las realizan y por supuesto no las cobran de forma ni separada ni junta«.

Además, la patronal del transporte también argumenta que «la eficiencia la están obteniendo hasta ahora a costa del transportista y por ello sin ningún pudor quieren seguir manteniendo esa posición de dominio y sometimiento que tan buenos rendimientos económicos les genera».

Por otra parte, Fenadismer también acusa a Aecoc que, en vez de templar gaitas en una situación tan complicada, esté “echando más leña al fuego de la indignación que sufre el colectivo«.

En idéntico sentido, diversas organizaciones han cerrado filas en torno al paro patronal convocado. Así pues, la murciana Froet ha hecho público que se suma a los dos días de paro patronal previsto para los próximos 27 y 28 de julio en todo el país, ante el “hartazgo” de la situación que sufre el sector del transporte, principalmente por el “ninguneo” del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Y de igual manera, FVET ha realizado una cronología con los diferentes agravios que han conducido desde noviembre de 2018 a que el sector haya convocado un paro patronal para el próximo 27 y 28 de julio, aunque antes habrá una reunión previa con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en la que se intentará impedirlo esta misma semana.