La recuperación que el transporte marítimo de contenedores está experimentando en el presente 2017 queda reflejada, además de en la mejora de los ingresos de las principales compañías, en la caída de la flota inactiva de portacontenedores que se ha experimentado durante el último año.

En septiembre de 2016, la quiebra de Hanjin Shipping propició un aumento de la flota ociosa de portacontenedores hasta los 1,6 millones de TEUs, de los que dicha naviera aportaba cerca de 500.000 TEUs, según datos de Alphaliner.

No obstante, un año después, principalmente a raíz de los nuevos servicios desplegados por las nuevas alianzas en las rutas Este-Oeste en abril de 2017, la flota inactiva ha caído hasta rozar los 400.000 TEUs.

La mayoría de los buques que dejó de operar Hanjin están siendo utilizados por otros operadores en la actualidad. Sólo fueron enviados al desguace 30.700 TEUs y sólo un buque operado en su día por la naviera permanece amarrado: el Orion, de 1.647 TEUs y propiedad de Alpha Ship.

En septiembre de 2017, la flota activa de portacontenedores asciende a los 20,44 millones de TEUs, un 5,7% más que los 19,33 millones de hace un año, mientras los buques navegan al 90% de su capacidad en las principales rutas.

No obstante, los expertos esperan que el descenso de la demanda en la temporada invernal que se inicia en octubre presione los fletes a la baja.

«La tregua en las tarifas que muchos operadores achacan a la quiebra de Hanjin parece estar desmoronándose. El descenso de las tasas justo antes de las vacaciones de octubre en China apuntan a una mayor inestabilidad de los fletes, ya que los transportistas continúan luchando por la cuota de mercado», señalan desde Alphaliner.