El gasto total de los españoles en alimentación durante 2017 ascendió a 102.584,72 millones de euros, un 3,6% anual más, según los datos del Informe del consumo de alimentación en España 2017 publicado esta semana por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Así mismo, de esa cifra, 67.490,78 millones de euros corresponden a consumo en los propios hogares, mientras que 35.094 millones de euros se han consumido en establecimientos fuera del hogar.

De ese volumen total de 102.584,72 millones de euros, un 1,2% de cuota de mercado corresponde al canal on-line, que en el último año presenta un crecimiento de un 10%, lo que le coloca, a juicio del Ministerio como un canal con alto potencial de desarrollo.

Sin embargo, pese a esta progresión, la venta de productos de alimentación a través de comercio electrónico aún queda lejos de las cuotas del 47,3% que atesoran los supermercados y autoservicios, e incluso del 15,8% de las tiendas tradicionales, cuya cuota se ha contraído un 7,6% en el último año.

Con mayor detalle, la cuota de mercado del e-commerce en alimentación fresca es un exiguo 0,5%, aunque en 2017 ha crecido un 6,4%. En este segmento, tanto supermercados y autoservicios como establecimientos tradicionales acaparan gran parte de las ventas, con sendas cuotas de un 35,3% y de un 32,2% respectivamente.

Sin embargo, en el resto de alimentación esta porción del mercado pasa al 1,6% para el comercio electrónico y una subida anual de un 10,7%. En este canal, los supermercados y autoservicios dominan con una cuota del 55,3% del mercado.