Tras pasar cinco días fondeado en Port Said, Egipto, hacia donde fue trasladado desde el Gran Lago Amargo, el ‘Ever Given‘ ha podido poner rumbo hacia el puerto de Rotterdam, al que llegará 110 días más tarde de lo que se preveía.

El portacontenedores, con capacidad para 20.388 TEUs, ha tenido que ser sometido a diferentes revisiones antes de abandonar el país, donde ha estado retenido desde marzo.

Durante este tiempo, su propietario, Shoei Kisen, ha tratado de llegar a un acuerdo con la Autoridad del Canal de Suez sobre la factura a abonar por los seis días que permaneció bloqueada la infraestructura y las pérdidas ocasionadas a sus gestores.

Aunque no se ha desvelado la cifra acordada por ambas partes, el Wall Street Journal la sitúa en torno a los 200 millones de dólares, muy por debajo de los 900 que reclamaba inicialmente el Canal de Suez y ligeramente por encima de los 150 que ofrecía el propietario.

Operado por Evergreen, el buque tardará unos nueve días en alcanzar el puerto de Rotterdam, aunque podrían llegar a 15 si debe navegar a menor velocidad por los daños sufridos. Desde allí, se dirigirá a otros destinos europeos, siendo su primera escala Felixtowe, en Reino Unido.

Cabe recordar que viaja cargado con 18.300 contenedores que deberían haber llegado a su destino hace ya más de tres meses.