La contratación logística en Valencia ha alcanzado una contratación de 320.000 m² el pasado 2020, un 20% más que en 2019, según datos de CBRE

Sin embargo, la consultora estima que durante el primer trimestre de 2021 se han contratado un total de 32.000 m² de superficie logística, un 17% anual menos.

Pese a ello, se estima que este ejercicio alcanza unos volúmenes de contratación similares a los de 2020, a la vista de que hay operaciones en curso que se cerrarán en la segunda mitad del año.

Por lo que respecta a la oferta, los registros de CBRE certifican que el stock de naves logísticas en Valencia ha superado el año pasado los 3,6 millones de m², lo que refleja un incremento del 14% anual.

Oferta y alta demanda

El crecimiento en la oferta ha sido absorbido por la alta demanda existente, de tal modo que el año pasado se entregaron un total de 337.200 m2 y la previsión para este 2021 es de 218.500 m2 de autopromociones, además de los 328.000 m2 de potenciales proyectos llave en mano.

En este contexto, la entrega simultánea de grandes proyectos en zona centro está provocando una situación temporal de sobreoferta que se prevé que se absorba durante este año.

Así pues, las rentas prime se han mantenido estables el año pasado y podrían tender ligeramente al alza durante 2021.

Inversión y rentabilidades

Por otra parte, en el mercado de inversión, en 2020 se llevaron a cabo operaciones por valor superior a los 153 millones de euros en Valencia, frente a los 85 millones alcanzados en 2019, con rentabilidades prime que han seguido comprimiéndose hasta el 6% en comparación con el 6,5% registrado en 2019.

En conclusión, CBRE observa una serie de tendencias en el mercado inmologístico valenciano, como son un creciente interés de inversores llegados de otros sectores, una importancia al alza en la reforma de activos, el aumento del interés de los fondos por activos para logística de última milla, una financiación estable para productos en rentabilidad, pero no tanto para proyectos especulativos o de suelo, así como un aumento de operaciones de sale and lease y de la creación de joint ventures.

Como consecuencia de todo ello, Valencia se ha consolidado ya como la tercera plaza en el mercado nacional por importancia en inversión para la ubicación de proyectos logísticos.