El modelo de las plataformas de ‘delivery’ entra en crisis

El modelo de las plataformas digitales de reparto entra en crisis por la sobreoferta, la hipercompetitividad, la superación de la pandemia y una cierta apatía inversora provocada por las incertidumbres económicas globales.

Jueves, 26/05/2022 por CdS

La crisis de las plataformas de reparto parece de alcance global.

El mercado de la entrega domiciliaria de comida, conocido como ‘delivery’, no gana para sobresaltos. Tras el anuncio en noviembre de 2011 de la salida de Deliveroo del mercado español y la promulgación de la llamada ‘Ley Rider’, que cambió el mapa de las relaciones laborales de los rider, ahora apenas un día después de que la alemana Gorillas anunciara que está estudiando las posibilidades para dejar de dar servicio en España, Getir también ha dado cuenta de que ha recortado un 14% su plantilla en todo el mundo.

Por un lado, Gorillas, tras poco menos de un año en el mercado español, afirma estar replanteándose su situación y evaluando nuevas opciones estratégicas.

La germana entró con fuerza en el país, pero ahora parece que se encuentra de camino de retirada para concentrarse en sus principales mercados, los de Alemania, Francia, los Países Bajos, el Reino Unido y los Estados Unidos. Además de la posibilidad de abandonar España, también han dejado de operar en Bélgica, Dinamarca e Italia.

A su vez, Getir se ha destapado con un plan para recortar 4.500 empleos en todo el nundo, cifra que supone un 14% de su plantilla, debido al aumento de la inflación y el deterioro de las perspectivas económicas.

Así pues, la situación parece tener un alcance global y, en este sentido, no podría achacarse a los efectos de la ‘Ley Rider’ sobre la capacidad de las plataformas digitales de reparto para tener una plantilla flexible.

Sin embargo, sí que parece que hay una sobreoferta para un segmento de mercado con márgenes muy ajustados. De igual manera, la paulatina superación de la pandemia de coronavirus también marca un punto de inflexión para los repartos domiciliarios a medida que los consumidores han ido recuperando el canal físico.

Todo este panorama no es ajeno a los inversores del sector tecnológico, que, a la vista de las incertidumbres que dominan el panorama económico mundial, no parecen tan receptivos a acudir a nuevas rondas.