contenedores OMI

Las tarifas se han estabilizado en el primer semestre de 2017, respecto a las fluctuaciones sufridas a finales de 2016.

El tráfico de contenedores entre Asia y el norte de Europa está superando todas las expectativas, lo que debería traducirse en el incremento de las tasas de flete ahora que las navieras están controlando más su capacidad.

Aunque en el primer trimestre de 2017 la demanda creció a un ritmo vertiginoso, en el segundo se ha ralentizado ligeramente, según el último informe de la consultora Drewry, que indica que los envíos hacia el continente europeo han aumentado un 3,8% hasta mayo, con un total de 4,1 millones de TEUs, aunque en los tres primeros meses del año el ritmo fue del 4,9%.

En este sentido, muchas operaciones se han adelantado a marzo para evitar problemas con motivo de los reajustes de las alianzas, que comenzaron a prestar servicio en abril. En cualquier caso, los datos registrados han llevado a la consultora a reevaluar sus previsiones para el movimiento de contenedores para 2017, pasando del 2,1% al 4%.

El transporte marítimo en estas líneas se ha mantenido al alza desde finales de 2015, alcanzando una media de 819.000 TEUs mensuales en mayo, lo que supone un 3% más que en el mismo periodo de 2016. No obstante, el informe muestra que el crecimiento se moderará en lo que queda de año.

trafico-de-contenedores-entre-asia-y-el-norte-de-europa

Por su parte, la capacidad operativa en las conexiones entre Asia y el norte de Europa ha aumentado, en línea con el incremento de la demanda. Las entregas de grandes portacontenedores ULCV previstas para finales de año podrían inclinar la balanza, pero a la vista de los datos actuales, las tasas de carga aumentarán.

La capacidad se incrementará en agosto hasta los 935.000 TEUs, según los calendarios de las navieras, lo que supone un repunte del 2,6% debido a los espacios de carga adicionales en un nuevo servicio de CMA CGM que estará operativo a partir de mediados de julio, el Seanes.

Esta línea utilizará ocho unidades de 5.100 TEUs, que escalarán en los puertos de Southampton, Rotterdam, Singapur, Laem Chabang, Yakarta, Singapur, Port Klang, Tánger y de nuevo, Southampton. Se trata de un enlace directo entre Europa y Yakarta, en Indonesia, que dará la oportunidad a la naviera de utilizar los buques panamax que le sobran actualmente.

Aumento de capacidad

Las tarifas se han estabilizado en el primer semestre de 2017 respecto a las fluctuaciones sufridas a finales de 2016, principalmente por la situación de caos generada por la bancarrota de Hanjin Shipping y porque las navieras se están acostumbrando a controlar los cambios en la demanda con una estrategia de cancelación de escalas.

La consultora considera que las tasas actuales se mantendrán hasta bien entrado el otoño, aunque podrían verse afectadas por el aumento de capacidad previsto para el último trimestre del año, teniendo en cuenta que en el mismo periodo del ejercicio anterior, desapareció de los registros toda la capacidad de la naviera surcoreana.

Los factores de carga podrían caer, por tanto, a finales de 2017, pero las cancelaciones de escalas moderarían el descenso de los precios, en cuyo caso las navieras podrían encontrarse en la posición adecuada para incrementar en 200 o 300 dólares (175-262 euros) los contratos para 2018.

Si esto sucediera, el comercio entre Asia y el norte de Europa recuperaría la salud financiera que no ha tenido en muchos años. Las previsiones para este mercado están mejorando, por lo que con una buena gestión de su capacidad por parte de las navieras, sería posible que los precios mantuvieran la actual trayectoria ascendente.