Cuatro meses después de que el Gobierno en funciones aprobase la puesta en marcha del nuevo Plan PIMA Transporte, el sector del transporte por carretera español sigue esperando la apertura de una línea de financiación que ayudará a renovar el parque nacional de vehículos pesados, caracterizado por una edad media demasiado elevada que ha envejecido aún más en los últimos años.

A pesar de que el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, había afirmado a mediados de mayo que el nuevo Plan entraría en vigor a principios de este mes, aún quedan algunos aspectos por concretar.

En concreto, según ha podido saber cadenadesuministro.es, aún faltan por adherirse oficialmente las entidades bancarias que, junto al Banco Europeo de Inversiones, financiarán a partes iguales los 1.200 millones de euros con los que cuenta el plan aprobado.

Envejecimiento del parque

Mientras tanto, se mantiene el envejecimiento progresivo que el parque de vehículos pesados ha venido experimentando desde el inicio de la crisis económica. En concreto, los rígidos se establecen como el segmento que ha sufrido en mayor medida los «efectos devastadores» de esta crisis.

Así lo refleja el Informe Sectorial que la CETM ha elaborado con motivo de su Asamblea General 2016, celebrada recientemente.

Entre los ejercicios 2007 y 2016, el parque de rígidos del país ha pasado de una edad media de 5,9 años, registrada antes de la crisis, a los 12,4 años en la actualidad. En este periodo, la edad media de la flota de tractoras ha ascendido de los 4,7 años a los 7,6 años de 2016, mientras que la de los ligeros se establece actualmente en 9,4 años, dos años más que los 7,3 años registrados en 2007. 

En este contexto, cabe destacar que la edad media de la flota de tractoras se mantiene por encima de los siete años desde 2012, mientras que la de los ligeros supera los nueve años desde 2013.

Por su parte, el parque de rígidos supera los 10 años desde 2012.