La japonesa Shoei Kisen, propietaria del buque que quedó bloqueado en el Canal de Suez en el mes de marzo, ha realizado una nueva oferta a los responsables de la infraestructura, que demandaban 550 millones de dólares por las pérdidas ocasionadas y los gastos derivados del rescate.

Aunque el dueño del ‘Ever Givense había ofrecido a pagar 150 millones, recientemente ha aumentado esta cantidad, sin que haya trascendido el montante de la oferta final.

El día 4 de julio se celebrará una vista judicial para tratar de llegar a un acuerdo amistoso entre las partes y que el buque pueda finalmente abandonar Egipto, donde se encuentra retenido mientras finaliza este conflicto.

Tal y como han explicado desde la aseguradora UK P&I Club, las negociaciones avanzan según lo previsto y ambas partes podrían acabar cerrando un trato en los próximos días.

Además, Egipto planea ensanchar en unos 40 metros la parte sur del Canal de Suez, precisamente donde quedó encallado el buque, mientras que la profundidad pasará de 20 a 22 metros. El plan también incluye la extensión en 10 kilómetros de la vía que se inauguró en 2015, por lo que el doble carril alcanzaría los 82 kilómetros.